La artista se ubica en la escena local de la Ciudad de México, en donde su trabajo contribuye al crecimiento y diversidad de las iniciativas de arte contemporáneo que identifican a México en la actualidad.
Su obra se presenta con dos conceptos únicos que le dan un sello personal: el primero es la representación de la cultura y las tradiciones mexicanas. Esto no solo ha hecho que su arte sea
muy colorido, sino que también le ha dado la oportunidad de mostrar aspectos ilustrativos de su país de una manera que permite al público dar un vistazo a México más de cerca. El segundo son los símbolos y elementos ocultos que están presentes en su arte. A través de ellos, la artista incluye algunas de las características principales de los lugares o temas que representa en su arte, invitando al público a observar la pieza con detenimiento, ya que, al hacerlo, se descubrirán fascinantes figuras ocultas que revelarán el mensaje que la artista intenta comunicar.


Utilizando una técnica de acrílico combinado con diferentes texturas y materiales, la artista le da vida y hace tangible el folklore mexicano, siempre con un estilo fresco y colorido que le
permite brindar a su público una experiencia de un México lleno de vida al observador.
A pesar de que Lourdes vivió y aprendió mucho sobre el arte y la pintura en países como Inglaterra, Australia, Estados Unidos e Italia; la artista, a través de su carrera, desea representar
la cultura mexicana en todo el mundo, mostrando la riqueza cultural, la gran diversidad y la belleza natural que caracteriza a su país.


MexicoUSA